Palabras de la dirección

Un nuevo rumbo para el Tránsito del Atlántico

El problema de movilidad y seguridad ha ido en aumento en el departamento del Atlántico, por lo cual se ha convertido en una de las preocupaciones principales de los estudios de opinión y de los Planes de Desarrollo de los entes gubernamentales, puesto que afectan en modo directo el bienestar, la salud, la economía y el medio ambiente. Ante ellos se hace necesario fomentar el uso racional del vehículo, cuya utilización excesiva es origen de gran parte de los problemas mencionados que afectan la calidad de vida, se ha convertido en la principal política pública de la Administración Departamental.

Este cambio de rumbo solo puede darse como resultado de un proceso amplio de información y participación ciudadana, como el que se viene realizando en el Instituto de Tránsito del Atlántico, con proyectos innovadores que pretenden un cambio en la mentalidad de la ciudadanía, que incide en la seguridad vial y el uso de un medio de transporte sostenible con impacto en la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

Los problemas de la movilidad no tienen un origen único, sino que obedece a una gran variedad de decisiones tomadas en diferentes ámbitos de la Administración Pública. Es así como la movilidad está relacionada con el modo que se localizan los centros de trabajo, las zonas residenciales, los lugares de comercios y las instituciones educativas.

Aunque el tema de la movilidad es un tema que compete a la Administración Pública, su responsabilidad recae sobre todos los ciudadanos, quienes se convierten en garantes de que la seguridad vial se cumpla en las carreteras del Atlántico.

Es por ello que los ciudadanos tienen que reflexionar y estar dispuestos a iniciar cambios individuales para que se pueda dar un nuevo balance gracias a la concientización al momento de circular de los conductores y peatones y a la calidad de vida que ofrecen los gobernantes.

Así, el Instituto de Tránsito del Atlántico quiere implementar una modificación profunda en los comportamientos y en las estructuras de la movilidad que se han establecido por parámetros culturales, que agudizan la problemática social del transporte y dificulta el establecimiento de soluciones parciales y de corto plazo. Es por ello que se hace necesario ejecutar propuestas de largo alcance que trascienda los plazos electorales y que se desarrollen con independencia de los gobiernos de turno.

En el Atlántico, los problemas de movilidad que se encuentran son graves; por eso el Instituto de Tránsito, como autoridad en el Departamento, quiere involucrar a todos los actores para que las soluciones propuestas puedan ser contundentes generando un verdadero impacto social en toda la comunidad.

Por esta razón el Instituto de Tránsito del Atlántico ha desarrollado proyectos que se encuentran en su fase de ejecución y buscan llegar a una fase de maduración que impacte en todas las áreas multidisciplinares en las que interviene. Lo anterior con las acciones que se ejecutan con el programa de ‘Atlántico en Bici’ y la estrategia de ‘Tu Tránsito en Ruta’.

En concordancia con estos programas, el Tránsito del Atlántico tiene como objetivos un Departamento saludable, con menos ruido y menos contaminación atmosférica, que estimule los comportamientos saludables de los ciudadanos y cumpla las directrices internacionales sobre calidad del aire, reduciendo las zonas expuestas a niveles de ruido considerados como nocivos.

El Instituto de Tránsito del Atlántico trabaja por un Departamento con menor congestión de tráfico, dónde se potencien los transportes públicos sostenibles que permitan la vida autónoma de todas las personas y una accesibilidad universal.

Desde el Gobierno Departamental se trabaja por un Atlántico próximo, donde los municipios dispongan de los servicios necesarios para alcanzar una calidad de vida óptima y un desarrollo social de acuerdo a sus necesidades básicas insatisfechas. Con lo cual se reduzca el número de desplazamientos forzados a lugares alejados y se recupere y aproveche los equipamientos y servicios locales.

Por eso, recordando las palabras de Einstein, en donde aseguraba que “tenemos que analizar bien las causas, para buscar las soluciones adecuadas, porque de lo contrario esas soluciones siempre van a ser erradas, todos los siniestros viales tienen una causa, nada ocurre por azar o por casualidad”, el Instituto de Tránsito del Atlántico quiere invitar a los ciudadanos a ser más responsables a la hora de transitar por las vías del Departamento, para apoyar la gestión del Gobierno Departamental, implementar las normas de seguridad vial que preserven la vida y aportar todos a la construcción de un Atlántico más seguro, más inclusivo y más social.

Att:

Dirección Departamental del Tránsito del Atlántico